El estudio CREDENCE cumple con las expectativas más optimistas

En el marco del Congreso Mundial de Nefrología, celebrado en Melbourne (Australia), se han dado a conocer los esperados resultados del estudio en fase 3 CREDENCE (Canagliflozin and Renal Outcomes in Type 2 Diabetes and Nephropathy), confirmándose las expectativas más optimistas.

Entre otros hallazgos, se ha revelado que canagliflozina reduce en personas con diabetes un 30% el riesgo de progresión a enfermedad renal terminal (ERT).

Figura 1.Primary Composite, Renal, and Mortality Outcomes.
La podrás ver en el siguiente artículo: Vlado Perkovic, M.B., B.S., Ph.D., Meg J. Jardine, M.B., B.S., Ph.D., Bruce Neal, et al. Canagliflozin and Renal Outcomes in Type 2 Diabetes and Nephropathy. N Engl J Med. 2019.

Tras un análisis planificado del comité de análisis de datos y seguridad, el estudio ha sido cerrado prematuramente debido a que en ese momento del análisis (con 4401 pacientes aleatorizados y con una mediana de seguimiento de 2,62 años), los pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad renal crónica que recibieron canagliflozina tuvieron un riesgo menor de presentar un resultado primario compuesto de enfermedad renal terminal, duplicar el nivel de creatinina sérica o morir por causas renales o cardiovasculares que los que recibieron placebo. También los pacientes tratados con canagliflozina tenían un menor riesgo de enfermedad renal terminal, hospitalización por insuficiencia cardíaca y de muerte cardiovascular, infarto de miocardio o accidente cerebrovascular.

Además de confirmarse que canagliflozina reduce un 30% el riesgo de progresión a enfermedad renal terminal, los resultados del estudio también mostraron, dentro de sus objetivos secundarios, que este fármaco redujo el riesgo de muerte cardiovascular y hospitalización por insuficiencia cardíaca en un 31%, eventos adversos cardiovasculares mayores (MACE; que incluye infarto de miocardio no mortal (IM), accidente cerebrovascular no mortal y muerte cardiovascular) en un 20%, y el riesgo de hospitalización por insuficiencia cardíaca en un 39%.

En definitiva, se concluye que los pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad renal que reciben canagliflozina tienen un riesgo significativamente menor de desarrollar insuficiencia renal y eventos cardiovasculares que aquellos tratados con placebo, con una mediana de seguimiento de 2.62 años.

Estos hallazgos se observaron a pesar de las diferencias muy modestas entre los grupos en cuanto al nivel de glucosa en la sangre, el peso y la presión sanguínea, y en contraste con la preocupación previa sobre la reducción aguda inicial en el GFR estimado observado con los inhibidores de SGLT2. Esto sugiere, según los autores del estudio, que es probable que el beneficio que se obtiene con canagliflozina sea independiente de los niveles de glucosa y que posiblemente se derive de una reducción de la presión intraglomerular, con otros posibles mecanismos que se están estudiando actualmente. Cabe destacar, además que, en contraste con los ensayos de resultados cardiovasculares completados hasta el momento con los inhibidores de SGLT2, este ensayo incluyó a una población con alto riesgo de insuficiencia renal.

CREDENCE es el primer estudio clínico íntegramente dedicado a la investigación de la protección renal de un iSGLT2 en pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad renal crónica, convirtiéndose en la primera actualización importante en más de 15 años sobre la ralentización de la progresión de la enfermedad renal en estos pacientes.

Como ha destacado el Dr. Vlado Perkovic, copresidente del Comité Directivo del estudio CREDENCE y profesor de Medicina de la Universidad de New South Wales de Sidney, "canagliflozina es el primer avance médico en casi veinte años que ha demostrado que ralentiza la progresión de la enfermedad renal crónica en pacientes diabéticos con alto riesgo de desarrollar insuficiencia renal”. Además, ha subrayado que “los resultados del estudio CREDENCE son muy positivos y tienen importantes implicaciones clínicas para prevenir la insuficiencia renal y mejorar la salud de millones de personas que conviven con enfermedad renal crónica y diabetes tipo 2".

Fuente: The New England Journal of Medicine

  • Volver
  • Últimas noticias

    El consumo de alcohol de leve a moderado podría incrementar el riesgo de diabetes tipo 2 en pacientes con hígado graso no alcohólico

    El consumo de alcohol de leve a moderado podría incrementar el riesgo de diabetes tipo 2 en pacientes con hígado graso no alcohólico

    Las personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 cuando consumen cantidades leves a moderadas de alcohol que cuando se abstienen de beber. Leer más
    Los inhibidores de SGLT2 pueden prevenir la enfermedad renal diabética

    Los inhibidores de SGLT2 pueden prevenir la enfermedad renal diabética

    Los inhibidores del cotransportador sodio-glucosa tipo 2 (I-SGLT2) pueden reducir el riesgo de fallos renales graves en la práctica clínica habitual, según los resultados de un estudio escandinavo cuyas principales conclusiones se han recogido en un artículo firmado por Björn Pasternak, del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), y publicado en el British Medical Journal (BMJ). Leer más
    Un estudio español refuerza la recomendación de la vacuna de la gripe para pacientes con diabetes

    Un estudio español refuerza la recomendación de la vacuna de la gripe para pacientes con diabetes

    La vacunación contra la gripe de pacientes con diabetes disminuyó un 46% el riesgo de hospitalización relacionada con esta enfermedad, según un estudio que examinó seis temporadas en España y que refuerza las recomendaciones para la vacunación anual contra la gripe en pacientes con diabetes. Leer más