Guía ADA del 2019

Nuevas Guías ADA 2019. ¿Qué novedades introduce?

Las principales revisiones según secciones de este documento son:

Sección 1. Mejora de la atención y promoción de la salud en la poblaciones. Se ha incluido información adicional sobre los costes financieros de la diabetes para individuos y la sociedad. Debido a que la telemedicina es un campo en crecimiento que puede aumentar el acceso a la atención para pacientes con diabetes, se agregó una discusión sobre su uso para facilitar los servicios a distancia relacionados con la salud e información clínica.

Sección 2. Clasificación y diagnóstico de la diabetes Según los nuevos datos, los criterios para el diagnóstico de la diabetes se modificaron para incluir dos resultados de pruebas anormales de la misma muestra (es decir, glucosa plasmática en ayunas y A1C) Se identificaron condiciones adicionales que pueden afectar la precisión de la prueba A1C, incluido el período posparto.

Sección 3. Prevención o retraso de la diabetes tipo 2 Esta sección se movió (anteriormente era la Sección 5) y ahora se ubica antes de la sección Manejo de estilo de vida para reflejar mejor la progresión de la diabetes tipo 2. La sección de nutrición se actualizó para resaltar la importancia de la pérdida de peso para las personas con alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 que tienen sobrepeso u obesidad. Debido a que fumar puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, se agregó una sección sobre el uso y el abandono del tabaco.

Sección 4. Evaluación médica integral y evaluación de comorbilidades Se agregó una nueva figura del informe de consenso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD, por sus siglas en inglés) sobre el ciclo de decisión de la atención de la diabetes para enfatizar la necesidad de una evaluación continua y una toma de decisiones compartida para alcanzar los objetivos de la atención de salud y evitar la inercia clínica. Se agregó una nueva recomendación para destacar explícitamente la importancia del equipo de atención de la diabetes y para enumerar a los profesionales que conforman el equipo. Se revisó la tabla con los componentes de una evaluación médica integral y se usó la sección sobre evaluación y planificación para crear una nueva tabla (Tabla 4.2). Se agregó una nueva tabla con los factores que aumentan el riesgo de hipoglucemia asociada al tratamiento (Tabla 4.3). Se agregó una recomendación para incluir el riesgo de enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ASCVD) a 10 años como parte de la evaluación general de riesgo. La sección sobre la enfermedad del hígado graso se revisó para incluir un texto actualizado y una nueva recomendación con respecto a cuándo realizar pruebas para detectar una enfermedad hepática.

Sección 5. Estilo de vida La evidencia continúa sugiriendo que no existe un porcentaje ideal de calorías provenientes de carbohidratos, proteínas y grasas para todas las personas con diabetes. Por lo tanto, se agregó más discusión sobre la importancia de la distribución de macronutrientes basada en una evaluación individualizada de los patrones actuales de alimentación.

Sección 6. Objetivos glucémicos Esta sección comienza ahora con una discusión de las pruebas A1C para resaltar la centralidad de las pruebas A1C en el manejo glucémico. El autocontrol de la glucosa en sangre y el texto y las recomendaciones para la monitorización continua de la glucosa se trasladaron a la nueva sección de Tecnología de la diabetes. Para enfatizar que los riesgos y beneficios de los objetivos glucémicos pueden cambiar a medida que la diabetes avanza y los pacientes envejecen, se agregó una recomendación para reevaluar los objetivos glucémicos a lo largo del tiempo. La sección se modificó para alinearse con las actualizaciones de los estándares de vida realizadas en abril de 2018 con respecto a la definición de consenso de hipoglucemia.

Sección 7. Tecnología Esta nueva sección incluye nuevas recomendaciones, y una descripción de los dispositivos de administración de insulina y dispositivos de administración de insulina automatizados. La recomendación de utilizar el autocontrol de la glucosa en sangre en personas que no usan insulina se cambió para reconocer que esta monitorización de tiene un beneficio clínico adicional limitado en esta población.

Sección 8. Control de la obesidad para el tratamiento de la diabetes tipo 2 Se modificó una recomendación para reconocer los beneficios del seguimiento del peso, la actividad, etc., en el contexto de lograr y mantener un peso.

Sección 9. Enfoques farmacológicos para el tratamiento glucémico. Se incluye la consideración de factores clave del paciente: a) comorbilidades importantes, como ASCVD, enfermedad renal crónica e insuficiencia cardíaca, b) riesgo de hipoglucemia, c) efectos sobre el peso corporal, d) efectos secundarios, e) costes y f) preferencias del paciente. Una recomendación de que, para la mayoría de los pacientes que necesitan la mayor eficacia de un medicamento inyectable, un agonista del receptor del péptido 1 similar al glucagón debería ser la primera opción, antes de la insulina. Se agregó una nueva sección sobre la técnica de inyección de insulina, enfatizando la importancia de la técnica para la dosificación adecuada de insulina y evitar complicaciones (lipodistrofia, etc.).

Sección 10. Enfermedades cardiovasculares y gestión de riesgos Cardiovascular Por primera vez, esta sección cuenta con el respaldo del American College of Cardiology. Se agregó texto adicional para reconocer la insuficiencia cardíaca como un tipo importante de enfermedad cardiovascular en personas con diabetes para tener en cuenta al determinar la atención óptima de la diabetes. Las recomendaciones de presión arterial se modificaron para enfatizar la importancia de la individualización de los objetivos en función del riesgo cardiovascular. Se incluyó una discusión sobre el uso apropiado de la calculadora de riesgo ASCVD, y se modificaron las recomendaciones para incluir la evaluación del riesgo ASCVD a 10 años como parte de la evaluación general del riesgo y para determinar los enfoques de tratamiento óptimo Por primera vez, esta sección cuenta con el respaldo del American College of Cardiology. Se agregó texto adicional para reconocer la insuficiencia cardíaca como un tipo importante de enfermedad cardiovascular en personas con diabetes para tener en cuenta al determinar la atención óptima de la diabetes. Las recomendaciones de presión arterial se modificaron para enfatizar la importancia de la individualización de los objetivos en función del riesgo cardiovascular. Se incluyó una discusión sobre el uso apropiado de la calculadora de riesgo ASCVD, y se modificaron las recomendaciones para incluir la evaluación del riesgo ASCVD a 10 años como parte de la evaluación general del riesgo y para determinar los enfoques de tratamiento óptimo. Para la alineación con el informe de consenso de ADA-EASD, se agregaron dos recomendaciones para el uso de medicamentos que han demostrado un beneficio cardiovascular en personas con ASCVD, con y sin insuficiencia cardíaca.

Sección 11. Complicaciones microvasculares y cuidado del pie diabético Para alinearse con el informe de consenso ADA-EASD, se agregó una recomendación para las personas con diabetes tipo 2 y enfermedad renal crónica para que consideren los agentes con beneficios comprobados con respecto a los resultados renales. La recomendación sobre el uso de la telemedicina en el cribado de la retina se modificó para reconocer la utilidad de este enfoque, siempre que se realicen las referencias adecuadas para un examen ocular completo. La gabapentina se agregó a la lista de agentes a ser considerados para el tratamiento del dolor neuropático La recomendación para los pacientes con diabetes de que se inspeccionen sus pies en cada visita se modificó para incluir solo a aquellos con alto riesgo de ulceración.

Sección 12. Adultos mayores. Se agregó una nueva sección y una recomendación sobre el manejo del estilo de vida para abordar las necesidades y consideraciones únicas de la actividad física y nutricional para adultos mayores.

Sección 13. Los niños y adolescentes. Se que la epidemiología, la fisiopatología, las consideraciones de desarrollo y la respuesta al tratamiento en la diabetes pediátrica son diferentes de las de la diabetes adulta, y que también existen diferencias en la atención recomendada niños y adolescentes con diabetes tipo 1ª diferencia de la diabetes tipo 2.

Sección 14. Manejo de la diabetes en el embarazo Se recomienda ahora que las mujeres con diabetes preexistente se hagan cargo de su atención en una clínica multidisciplinara para mejorar la diabetes y los resultados del embarazo.

Sección 15. Atención de la diabetes en el hospital Debido a su capacidad para mejorar las tasas de reingreso hospitalario y el costo de la atención, se agregó una nueva recomendación en la que se solicita a los proveedores que consideren la posibilidad de consultar a un equipo especializado en el manejo de la diabetes o la diabetes cuando sea posible al atender a pacientes hospitalizados con diabetes.

Fuente: Grupo CTD

  • Volver